Hª Debonair

El DEBONAIR estaba tripulado por William Oscar Davis de 39 años nacionalidad americana, su esposa Heather St. Clair Davis de 25 años nacionalidad inglesa y de su hijo de nueve meses Thomas, un perro y un gato. Era la primera vez, que los vecinos veían a un perro cubierto con ropa hecha de su talla y forma. Alejandro Reino Bretal y su esposa María Enríquez Pérez, los acogieron en su casa, durante todo el tiempo, desde el naufragio hasta su partida a Vigo. Gerardo Diz Garrido, conocido por Gerucho da Forneira, se brindó a transportar a nado las estachas hasta el DEBONAIR, para poder tirar desde tierra y poner a salvo el yate.

Para arrastrar el yate a tierra firme y poder repararlo, además de los vecinos del pueblo de Corrubedo, se necesitaron 16 parejas de vacas. Y lo arrastraron, sobre tablones (traviesas de ferrocarril conseguidas por Luis de la Peña) por la arena de la playa, hasta el lugar más protegido. Entre los labradores que prestaron su ganado, estuvieron: los del Barreiro, los de Vizcaya, los del Fancholés, y labradores de los lugares de Seráns, Teira y Olveira. Después de la primera reparación en la playa, llevaron estachas en una gamela Fernando el Campelés y José do Son, a tres barcos que lo remolcaron mar a dentro. Estos tres barcos fueron: los racús de Corrubedo, el PIROCHO de tío Higinio, el RÁPIDO de José do Son y una Vaca de los Gudes de Aguiño.

Las mujeres de Corrubedo participaron haciendo la zanja en la arena con azadas, para que los barcos pudieran arrastrarlo con menor dificultad. El palo fue llevado desde el lugar del naufragio hasta el almacén de los Casqueiros por el carro de Francisco el Fancholés. Una vez a flote, el yate fue llevado al puerto de Corrubedo, en donde estuvo amarrado por un tiempo, en el fondeo de David de la Barreira. Desde el puerto de Corrubedo, pasó al puerto de Ribeira, dónde estuvo amarrado varios meses; y desde ahí, a unos astilleros en el puerto de Vigo. Y desde ahí, continuó su singladura hacia las Indias Occidentales. Al llegar allí, tomaron la decisión de venderlo para poder regresar a los Estados Unidos.

Siendo Capitán General del Departamento Marítimo de Ferrol, el Sr. D. Pedro Fernández, Gobernador Civil de la Coruña, el Sr. D. Evaristo Martín Freire, el comandante Militar de Marina, el Sr. D. Antonio Rodríguez-Toubas y Vázquez, y alcalde de Ribeira el Sr. D. Álvaro Landeira Martínez, el día 6 de Septiembre de 1961 se impuso la medalla de plata de la Sociedad Española de Salvamento de Náufragos, en el manto de la Virgen del Carmen, en un acto público en el puerto de Corrubedo.

MEDALLA concedida al pueblo de CORRUBEDO. Era la primera vez, que se concedía una medalla de salvamento colectiva en España. A fecha de hoy sabemos que el matrimonio William Oscar Davis y Heather St. Clair Davis fallecieron. Pero, dentro del dolor de saber que ya no están con nosotros, tenemos la suerte de saber que viven sus tres hijos Thomas, Charles y Katheryn.

Este año 2019 su nieta Hanna, hija de Kay, disfrutará y conocerá Corrubedo. El compás de la foto (Co24 Henry Browne & Son, de Barking de Londres no 5278) perteneció al Debonair. Se lo regaló Wiliam Oscar Davis, dueño del yate Debonair, a José Romasanta (José do Son) y desde esa fecha 1.961, dio servicio en tres barcos de su propiedad: El Rápido, Mari Carmen y el Forcado. Y a fecha de hoy, es propiedad de su hijo José que lo guarda con mucho cariño.

DATOS Y FOTOS RECOPILADAS POR FERNANDO VILARIÑO.

Una respuesta a “Hª Debonair”

  1. Me ha encantado, vivo en Alicante pero veraneo en corrubedo ya que mi familia es de ese pueblo tan maravilloso que mi madre tanto nos inculcó, me encanta sobre todo las fotos, la historia de los apellidos. Os quiero corrubedo. Carmen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *